Cabify no es competencia desleal, según la Audiencia de Madrid

Hace ya unas semanas que vivimos una huelga de taxis por toda España, estos trabajadores lo que piden es una competencia justa y leal en cuanto a sus competidores, tanto Uber como Cabify, ya que consideran que una desigualdad grande, teniendo estas empresas sede en otros países y no teniendo que pagar las altas tasas que se piden en España, ya sea para sacarse el permiso de taxistas, evaluaciones, matriculas… hacen que empresas como Cabify o Uber tengan un precio bastante menor, haciendo así imposible la competición contra ellas.

Pero en un nuevo giro de esta trama, la audiencia provincial de Madrid ha dictado que no existe una competencia desleal de Cabify hacia el Taxi, porque se entiende que la empresa solamente es mediadora a la hora de contratar un coche con conductor. Por lo que rechaza el recurso que en principio había presentado el gremio de taxistas.

Este fallo considera que Cabify solo emite una competencia desleal cuando usa su aplicación para conectar los coches que están “circulando y ubicados en contra de lo dispuesto en la legislación del transporte”. Pero, sin embargo, en este caso específico se hace responsable quien lleva físicamente el trabajo, por lo tanto, se considera que la empresa es un simple intermediario, como pudiera ser Wallapop en la compra venta de productos o Ebay. Solo ponen en contacto a otras personas para ejercer un servicio que se demanda.

Cuando la empresa Maxi Mobility, que es la filial en España de Cabify, empezó su andadura en el país, uno de sus artículos decía que solamente ejercía una función de mediación entre el demandante de un transporte y dicho transportista, por lo que ejercía como una agencia de viajes más, eso sí, autorizada como es debido. Un poco más adelante en su artículo 122, dicta que las funciones que se realizan en cuanto a la agencia de viajeros, son siempre hechas por las agencias de viaje.

Por lo tanto, Maxi Mobility necesitaba esos permisos exclusivos para operar en España, y los obtuvo, era totalmente legal que operase como una agencia de viajes. Pero poco después, misteriosamente desaparecieron cualquier referencia a las leyes que implican la contratación de viajeros y a la atribución de esas actividades exclusivas a las agencias de viajes en sí mismas. Lo que claramente nos hace indicar que es un esfuerzo por liberar plenamente cualquier contratación a través de mediadores y que afecta a la contratación de viajeros y demandantes de transportes, sin perjuicio a regular todas las agencias de viaje que tengan un ámbito de turismo, dicta el fallo de la sentencia.

No acaba toda la trama

A pesar de este fallo y esta sentencia, los taxistas aún no se dan por vencidos, ya que ya han presentado una demanda por millones de euros a estas plataformas y portales web que están vinculadas al sector del transporte de pasajeros. Más de 700 taxistas de toda España vinculados con el sector han firmado la demanda por competencia desleal.

Pero no acaba ahí, porque también están preparando más querellas contra personas jurídicas por estafa, blanquear capitales o por manipulación en cuanto a los precios de cosas mediante engaños.

Por ahora, al haber fallado en contra la sentencia que presentaron, serán ellos los que tienen que pagar todos los costes añadidos a la denuncia, aunque eso sí, aún pueden apelar la decisión en el tribunal supremo los próximos 20 días desde que se ha dado a conocer la noticia.

Aún con todo, su lucha sigue por regularizar la competencia, ya que la denuncia reclama nada menos que 960,35 millones de euros que a su entender se han perdido por perjuicio entre 2014 y 2018, son unos 13.699 euros para cada taxista. Además de eso, hacen balance y creen que desde este año 2019 hasta el 2022, debido al crecimiento de estas plataformas y servicios VTC, la cantidad sumará unos 355,73 millones de euros, unos 6.513 euros por taxista que ha firmado la demanda.

Con todo esto la huelga continúa sin llegar a ningún acuerdo, pero seguirán exigiendo la regulación de la competencia y una compensación económica debido a los daños y prejuicios que han sido ocasionados por estas actividades que nacieron hace ya varios años.

0
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *