¿Cómo obtener la concesión de licencias de actividad?

Emprender un nuevo proyecto es una tarea ilusionante que al mismo tiempo plantea muchas dudas, requiere de muchos trámites y de un buen asesoramiento, además de recopilar ciertos documentos que tendremos que tener listos para agilizar la tramitación.

En este caso hablaremos de la concesión de la licencia de actividad o comúnmente conocido como Licencia de apertura. Para ello necesitaremos iniciar un expediente administrativo y presentar la documentación necesaria para la realización del ejercicio de la actividad que queramos realizar sea de carácter público o privado.

Cada municipio de las diferentes Comunidades Autónomas tiene sus propias ordenanzas municipales que pueden afectar a las exigencias y distintos trámites administrativos y técnicos a la hora de la concesión de la licencia.

En términos generales se valorarán aspectos urbanísticos, exigencias técnicas y factores medioambientales y sanitarios, siempre teniendo en cuenta el tipo de actividad.

A su vez, la clasificación de las actividades a realizar también dependerá de la Comunidad Autónoma o de los distintos municipios. Esto hace que la licencia a solicitar también difiera dependiendo de la actividad.

Hay dos tipos de licencia de actividades:

Las actividades clasificadas:

Estas actividades conllevan un impacto medioambiental, contaminación acústica o que podrían presentar nocividad o peligro, por tanto requieren adoptar medidas que solventen esas situaciones. Entre estas actividades estarían las de tipo industrial, construcción, talleres de reparación de automóviles, ocio nocturno, etc. 

Para estas actividades se tendrán que solicitar las licencias a los departamentos que correspondan, sea sanidad, medioambiente, y presentar los informes y proyectos técnicos específicos.

Las actividades inocuas o no clasificadas:

Estas actividades no presentarían impacto medioambiental, ruidos o algún tipo de peligro de daños sobre las personas o entorno. Dichas actividades se desarrollan en locales que no tengan muchas dimensiones y que no superen determinada potencia eléctrica. Como ejemplo estarían los pequeños comercios como tiendas de moda, locales de oficinas, agencias, peluquerías, etc.

En este tipo de actividad existe la posibilidad de optar por una licencia rápida que explicamos a continuación:

El Decreto Ley 19/2012, del 25 de mayo, hace posible la implantación de la figura de la Declaración responsable o licencia rápida que favorece la apertura inmediata de un negocio. Es una gran ventaja y la rapidez del proceso ofrece la oportunidad de comenzar la actividad sin la espera de la concesión de la licencia y los inconvenientes económicos que supone ese tiempo perdido entre la inversión inicial y la apertura, es por decirlo de manera simple un adelanto a toda la gestión, ya que la documentación se podrá presentar a posteriori.

Aparte de la rapidez de apertura, también ayudará a recuperar parte de la inversión y hacer frente a los gastos legales, ya que las licencias de apertura, dependiendo del local y la actividad a desarrollar podrían tener un alto coste.

Para poder beneficiarse de estas ventajas, hay que asumir el compromiso de cumplir las normas reflejadas en los reglamentos para el establecimiento de actividad y debemos asumir una inspección por parte de un técnico municipal que podría paralizar la actividad en caso de no cumplir la normativa vigente. Es esencial contratar los servicios de un técnico profesional que podría ser un arquitecto, aparejador o ingeniero técnico, que nos informará si el local reúne los requisitos y tener toda la documentación que se exige en nuestro Ayuntamiento, así como los proyectos e informes técnicos que se requieran.

La declaración responsable no es aplicable en todos los casos, ya que está dirigido a negocios pequeños, no más de 300 m2 y con actividad que no implique ningún tipo de riesgo para los clientes. También son aplicables en locales en los que previamente se haya realizado la misma actividad.

La licencia de actividad, por otro lado, debe renovarse en caso de cambio de actividad que se realice en el mismo local o cuando siendo el mismo se realicen modificaciones, así como en caso de un cambio de titularidad, cuando se trata de un traspaso.

Duración de la concesión de la licencia:

Como hemos explicado, la duración irá en función del tipo de actividad y del lugar donde vayamos a establecerla, así que los plazos podrían oscilar entre unos meses o incluso años, por ello debemos asegurarnos de cumplir con todas las exigencias.

0
Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *