¿Cómo solicitar la jubilación forzosa?

El momento de la jubilación, es algo deseado por muchos, después de una vida entera trabajando, sin embargo puede plantear muchas dudas, ya que hay distintas modalidades de jubilación y no siempre es bien recibida, hay muchas personas que se sienten con la necesidad y el deseo de seguir trabajando. No obstante hay situaciones en las que se impone y existen varias modalidades en estas circunstancias.

La jubilación anticipada forzosa:

En este tipo de jubilación, es la empresa la que propone al empleado la jubilación antes de la edad ordinaria vigente a la que le correspondería, por ello se denomina forzosa, ya que se impone al trabajador, y en este caso el empleado será despedido de la empresa previamente y los motivos tienen que ser normalmente por fuerza mayor, tales como: muerte o jubilación del empresario, que le sea reconocida una incapacidad permanente al empresario, que haya habido violencia de género, en el caso de mujeres o por causas mayores tales como desastres naturales, guerra o causas judiciales.

La edad mínima a la que se podrá optar a esta jubilación son los 61 años. Se puede llevar a cabo por tanto dos años antes que la jubilación anticipada voluntaria, que es a los 63 años, y cuatro años antes que la jubilación convencional que es actualmente a los 65 años, (debido a que la edad de jubilación ordinaria aumentará hasta alcanzar los 67 años en 2027, la jubilación anticipada forzosa en este caso sería a los 63 años).

A su vez el trabajador ha de haber cotizado durante 33 años completos en los que al menos dos años han de haberse cotizado durante los 15 años anteriores a la solicitud de la jubilación anticipada forzosa y ha de estar dado de alta en la seguridad social justo durante los 6 meses anteriores a dicha solicitud.

El motivo del despido por parte de la empresa tendrá que ser despido objetivo por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, conforme al artículo 52 del ET o colectivo por las mismas causas y según artículo 51 del ET.

Hay que tener en cuenta que en el caso de una jubilación anticipada forzosa, el trabajador verá reducida su pensión por la aplicación de un coeficiente reductor, que en el caso de la pensión anticipada voluntaria se verá incrementado.

Jubilación forzosa:

La jubilación forzosa, es aquella que se impone a los trabajadores por parte de la empresa, sin anticiparse a la edad ordinaria de jubilación vigente. Este tipo de jubilación se vuelve poner en vigor tras la publicación del Real Decreto-Ley 28/2018, de 28 de diciembre.

Para que se lleve a efecto, la extinción automática del contrato laboral del trabajador que haya alcanzado la edad legal de jubilación según normativa fijada por la Seguridad Social, deberá estar incluida en una cláusula que lo especifique en el convenio colectivo a que corresponda la profesión del trabajador.

El trabajador tendrá que haber cotizado durante 36 años y 9 meses o más para poder jubilarse a los 65 años. Si la cotización es menor, el trabajador podrá jubilarse a los 65 años y 9 meses. En este caso, como ya mencionamos, la edad ordinaria de jubilación irá incrementándose en los sucesivos años hasta llegar en 2027 por lo tanto a los 67 años.

La empresa a su vez, tendrá que asegurarse antes de la extinción del contrato, de que el trabajador reúne los requisitos exigidos por la Seguridad Social, para tener derecho al 100% de la pensión contributiva por jubilación.

La empresa además deberá cumplir los requisitos por los que se impone de nuevo la jubilación forzosa según Real Decreto mencionado anteriormente, y que vienen a favorecer la contratación de nuevos trabajadores por cada contrato extinguido, el cambio de contratos temporales por contratos indefinidos, así como favorecer el relevo generacional.

Cómo solicitar la jubilación:

La gestión y el reconocimiento del derecho a la pensión de jubilación se realizarán en el Instituto Nacional de la Seguridad Social, solicitando cita previa y presentando la siguiente documentación:

      -Presentación de la solicitud de pensión de jubilación cumplimentada.

      -DNI  o NIE del solicitante.

      -Libro de familia, en algunos casos.

      -Documentación específica que se indica en el modelo de solicitud.

0
Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *