funcionarios-2

Es sabido que los funcionarios interinos, si bien son empleados públicos cuya principal diferencia con los de carrera es que no tienen su plaza en propiedad, no tienen los mismos derechos que aquellos. Esto se despliega en la práctica principalmente en el ámbito de la movilidad o la promoción profesional, a la cual los funcionarios interinos no pueden acceder desde el momento en el que la plaza de destino sea de carácter fijo (principal motivo para la negación general de este derecho en el Estatuto Básico del Empleado Público), es decir para una persona que tenga su actividad en favor de la administración (un funcionario de carrera) asegurada. Lo contrario verdaderamente implicaría que personal funcionario interino (es decir, inicialmente temporal hasta que el motivo que justificó la entrada en la administración cese) se hiciese con posiciones de carrera y por lo tanto indefinidas. Sin embargo, no es menos cierto que muchos funcionarios interinos lo son de larga duración (trayectoria en la administración de más de 5 años desde su nombramiento tal y como en su momento determino nuestro Tribunal Supremo), y que dicha figura de larga duración matiza toda la regulación afecta a los funcionarios interinos (de hecho el Tribunal de Justica de las Comunidades Europeas recientemente tuvo que cambiar su doctrina, claramente bajo presión del gobierno Español, con el objeto de impedir que los interinos que cesaban en su posición profesional fuesen indemnizados como los trabajadores de carácter laboral por causas objetivas a razón de 20 días por año trabajado).

Sin embargo un reciente, o ya no tanto, Auto del Tribunal Supremo, en concreto del mes de diciembre de 2107, ha admitido a trámite un recurso de casación interpuesto por la Junta de Extremadura contra una sentencia de un Juzgado de lo Contencioso que concedió a un funcionario interino el derecho a la carrera profesional de carácter horizontal. Es indudable, más allá de lo que finalmente determine el Alto Tribunal en la futura Sentencia, la importancia de dicha resolución en un momento en el que el recurso de casación, el derecho al mismo por parte de los ciudadanos, ha sido prácticamente cercenado por la reforma del propio recurso operada en el año 2015 (reforma que por un lado abrió la interposición del recurso a la generalidad de la ciudadanía al eliminar el límite de la cuantía para ser interpuesto, pero que por otro, al introducir el igualmente límite real y práctico del interés casacional objetivo, es decir de la afectación de la cuestión al interés público, en realidad lo que hizo fue casi que impedir la emisión de sentencias en casación por la vía de la inadmisión de los propios recursos). En este caso insistimos, en relación con el derecho a la carrera horizontal de los funcionarios interinos, enel Alto Tribunal ha entendido que el interés casacional objetivo existe y que en consecuencia habrá sentencia al respecto.

Lo que verdaderamente es interesante en esta cuestión, es que una vez más una resolución judicial entiende que cuando las administraciones públicas contratan personal funcionarial interino para mantenerlo en esa posición durante muchos años, lo que está haciendo en realidad es contratar (tras el correspondiente concurso-oposición claro está)fuerza laboral funcionarial de manera fraudulenta ya que se reserva el derecho de cesar al funcionario cuando, “supuestamente”, ya no hay motivo para que permanezca en la Unidad, Servicio o Administración correspondiente. En otras palabras, que o bien se están transgrediendo los motivos que dieron lugar al correspondiente concurso oposición, al permanece el funcionario interino durante años o décadas en su puesto (algo que va en contra del concepto de urgencia o necesidad temporal), o bien, y sabiendo directamente que los funcionarios que ganen el concurso van a tener con la administración una posición de larga duración, lo que se hace es sacar a concurso plazas interinas en vez de indefinidas (de carrera) para reservarse el “despido” vía cese. En todo caso y una vez más se abre una puerta vinculada a los derechos de los funcionarios interinos, y más en particular y en este casoal hecho de que personal interino que no goza de la necesaria estabilidad en su puesto de trabajo, y que en consecuencia tiene literalmente miedo a que cualquier día su trabajo deje de serlo, puedan tener una salida profesional mediante la incorporación a otra posición profesional vía acceso a la carrera horizontal dentro de la Administración. Una vez más derecho que no se batalla derecho que lo lógico es que no se pueda disfrutar.

0
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *